Tinglado 2 de la Marina Real Juan Carlos I, Puerto de Valencia

Tinglado nº 2 de la Marina Real Juan Carlos I, Puerto de Valencia

Arquitectos Directores: Carlos Sánchez Hernández y Salvador Lara Ortega

Promotor: Consorcio Valencia 2007
Ubicación: Marina Real Juan Carlos I, Puerto Autónomo de Valencia, Muelles, 58
Año redacción: 2015

Colaboradores:
Néstor Marco Montañana (arquitecto)
Enrique Marín González (arquitecto técnico)
Consulting de Ingeniería ICA (instalaciones)
Instituto Restauración Patrimonio de la UPV (Ensayo de revestimientos)

Introducción

El emblemático Tinglado nº 2 fue ideado por la Autoridad Portuaria en 1910 siguiendo el proyecto del ingeniero José María Fuster según inspiración modernista y construido en 1911 por la empresa “La Maquinista Terrestre y Marítima” según la más moderna tecnología metálica y cálculos punteros para el momento.
Desde entonces sufrió diferentes avatares que fueron transformando de manera utilitaria su configuración, hasta que en 1985 el Puerto lleva a cabo su restauración, para devolver al edificio su aspecto original que es el que vemos ahora.

Desde entonces desprendimientos y corrosión han ido perjudicando las naves hasta tener que cerrarlo parcialmente, motivando la decisión del Consorcio Valencia 2007 de acometer su reparación estructural y puesta en servicio para el disfrute de los valencianos.

Con estas premisas, el proyecto aborda las intervenciones a realizar en el Tinglado nº 2 de la Marina Real Juan Carlos I del Puerto de Valencia en materia de seguridad, salubridad y ornato, como primera de las fases de su rehabilitación y restauración definitiva, abordando su reparación estructural y de desperfectos sufridos desde la rehabilitación de 1985 para poder ser recuperado por la ciudad y utilizado sin limitaciones.

Geometría

El Tinglado presenta dos cuerpos prismáticos de fábrica en los extremos (cabeceros) y en el centro una sucesión de planos quebrados en faldones sobre ligeros soportes formando 7 naves, en una composición clásica con simetría en la disposición de los elementos.

Plano de estructura Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

Dichos espacios intermedios se cubren sobre una estructura de grandes luces, derivada de su uso como almacén o depósito, ejecutada en una interesante solución de cerchas y cuchillos roblonados de perfilerías de acero.

Alzado frontal Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

El alzado frontal de los cabeceros, configurados como un arco de triunfo, presenta dos mástiles en los extremos y dos columnas metálicas en toda la altura de la fachada.

Alzado frontal cabecero Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

Los alzados laterales presentan un ritmo de cuatro pilastras, que acentúan la dirección vertical, cortadas por una franja cerámica con motivos geométricos a media altura que sirve de base a tres ventanas divididas en tres hojas cada una y con una banda superior a modo de cornisa.

Alzado frontal cabecero Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

En cuanto a la ornamentación se utilizan elementos modernistas y motivos industriales en relieves, esculturas, cerámicas y luminarias.

Detalle de decoración modernista Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

Propuesta de intervención

El fin de la intervención es acometer las intervenciones urgentes en materia de seguridad, salubridad y ornato, así como aquellas que indirectamente podrían ocasionar daños sobre las primeras al no haberse restaurado al mismo tiempo. Por ello y en desarrollo de dichas instrucciones especialmente establecidas para esta primera fase, todas las intervenciones previstas para la Conservación y Restauración del Tinglado nº 2 del Puerto de Valencia, estarán sujetas a una serie de criterios metodológicos y conceptuales:

  • Mínima intervención como garantía del mantenimiento de la documentación estética, material, histórica y cultural del monumento, tanto en su conjunto como de cada una de sus partes.
    En el caso que nos ocupa, la metodología de intervención debe anteponer el principio de la conservación, el conocimiento y respeto hacia la materia sobre la que actúa, la reversibilidad, compatibilidad de materiales y discreción personal frente a otras cuestiones de impronta artística que quedarán relegadas, si ha lugar, para fases posteriores, limitándonos ahora a la estricta reparación constructiva y material de la obra patrimonial.
  • Deben conservarse todos los añadidos históricos al ser testimonios de las vivencias de la pieza y documentos histórico-culturales. Esta será nuestra opción general y sólo en el caso de que en el curso de los trabajos aparezcan nuevos elementos que sean considerados añadidos que dañen la pieza (estética y/o materialmente) o cuando dejen la posibilidad de ver en un estrato inferior (en un estado satisfactorio) como un testimonio de un valor estético o histórico de mayor importancia, deberán considerarse la posibilidad ser suprimidos.
  • Cualquier intervención que se plantee ahora en una pieza tendrá que poder ser eliminada sin dañar el original. Esta conclusión que podemos denominar como el principio de la Prudencia, es el resultado de una dilatada experiencia en obras de intervención en el Patrimonio, que a lo largo del tiempo nos ha hecho dudar, cautelosamente, de cualquier producto o solución idónea para la restauración arquitectónica. Los productos, que en un momento dado se adaptan perfectamente, con el tiempo pueden sufrir alteraciones químicas o físicas que las hagan incompatibles. Sea o no cuestionable este principio, es cierto que al permitir la reversibilidad se facilita la sustitución por nuevos materiales más adecuados que puedan ir apareciendo con el avance de la tecnología.

Seguridad

Indefinido el uso definitivo que se le asignará a la edificación, se acometerán aquellas reparaciones necesarias para garantizar la seguridad de la población en general.

Detalle cercha metálica Tinglado nº 2 Marina Real Juan Carlos I de Valencia

Salubridad

Se solucionarán problemas de filtraciones y canalización de aguas así como la implantación de medidas para controlar la población de palomas.

Vertido de pluviales a la dársena de la Marina Real juan Carlos I de Valencia

Ornato

Se acometerán aquellas intervenciones sobre revestimientos y decoración suficientes para esta fase de restauración atendiendo a la naturaleza del edificio catalogado Bien de Relevancia Local.

En el caso que nos ocupa y dado que nos encontramos en la Fase 1 de la estricta reparación estructural y funcional, las reintegraciones que se realicen serán únicamente las que supongan cubrir las imprescindibles reposiciones materiales para devolver la correcta resistencia a las partes estructurales y arquitectónicas, fundamentalmente en los dos edificios históricos de fábrica y en evitación de las peligrosas patologías existentes.

Vidrieras con roturas en fachada frontal de cabecero del Tinglado nº 2