Edificio de 16 viviendas, locales comerciales y sótano para garaje en Oliva (Valencia)

Edificio de viviendas y locales comerciales en Oliva (Valencia)

Arquitecto Director: Salvador Lara Ortega

Promotor: Residencial Forvisa Mediterráneo, S.L.
Ubicación: Carretera de Gandía nº 7, 46780 Oliva (Valencia)
Constructor: Constructora San José
Año construcción: 2009
Área:  2.503,94 m²

Introducción

El aspecto más significativo de este proyecto reside en que su configuración catastral está formada por el resultante de la agregación de dos iniciales parcelas. La parcela 1 de forma trapezoidal ubicada en el ámbito definido por el planeamiento como ensanche, y la parcela 2 de forma rectangular ubicada en el ámbito definido por el planeamiento como casco antiguo.

Esta fusión entre ambas parcelas da lugar a la generación de dos volúmenes formalmente distintos e incluso contradictorios.

La calificación de ensanche supone tradicionalmente una edificación plurifamiliar en altura y materiales actuales própios de las poblaciones del s. XX, por el contrario la calificación de casco antiguo se refiere a una tipología desarrollada en las ciudades hasta mediados del s. XIX.

Esta es su principal dificultad y al mismo tiempo su importante atractivo.

Emplazamiento

El solar, de casi 700 m² y prácticamente llano, recae a tres viales públicos. Linda con un edificio de moderna construcción de cinco plantas en la carretera de Gandía, y con una casa unifamiliar de tres plantas en la calle San Bernardo.

Emplazamiento | Edificio de viviendas y locales comerciales en Oliva (Valencia)

Solicitada licencia de obras, se procedió a la realización de un informe arqueológico por hallarse éste en el casco histórico de la ciudad, finalizándose los trabajos de arqueología con hallazgos de cierto interés, dando vía libre a la redacción del Proyecto de Ejecución y comienzo de las obras.

Solución compositiva proyectada

De igual manera que en el solar se fusionan dos diferentes parcelas, al tiempo concurren en él dos diferentes normativas urbanísticas que configuran sendas tipologías urbanas que generan dos volúmenes formales diferentes e incluso contradictorios.

La calificación de “Ensanche” tradicionalmente supone una edificación plurifamiliar en altura de factura contemporánea, con huecos amplios, miradores volados y materiales actuales a la manera típica de desarrollo urbano de las poblaciones durante el siglo XX. Por el contrario la calificación  “Casco Antiguo” se quiere referir a una tipología asociada al proceso preindustrial de edificación desarrollado en las ciudades hasta mediados del siglo XIX. Su tecnología edilicia se basa en soluciones tradicionales y aspecto popular con edificaciones de menor altura, huecos verticales y balcones de reducido canto de losa y barandas metálicas.

Esta situación de raíz contradictoria, si bien se suele dar de manera generalizada en los centros históricos, lo que no es tan habitual es que suceda simultáneamente dentro del ámbito de una misma actuación edificadora. Es decir, el edificio que es único desde el punto de vista de su gestión, debe sin embrago ser doble y ambiguo desde el punto de vista urbano. Esta es su principal dificultad y al mismo tiempo el importante atractivo que ha tenido proyectar un edificio que parezcan dos o mejor dicho tres.

Así, si miramos el alzado de la calle San Bernardo, su aspecto es de Centro Histórico con huecos verticales, agrupados en pares, vinculados a los balcones y situados en enfilades verticales a la manera histórica. Sobre ellos una galería corrida sugiriendo la presencia de la cambra que permiten las ordenanzas y presentando la tradicional composición de bajo, planta vivienda y cambra típica de los centros urbanos históricos.

Edificio clásico | Edificio de viviendas y locales comerciales en Oliva (Valencia)

Por el contrario, observando el edificio desde la carretera de Gandía se observa un edificio en altura lógicamente correspondiente con los medianeros y ya construidos, presentando volúmenes contundentes y miradores volados que presentan amplios ventanales acordes con el gusto contemporáneo.

Edificio moderno | Edificio de viviendas y locales comerciales en Oliva (Valencia)

 Estas dos edificaciones se encuentran en el alzado a la calle García Ordóñez y es allí donde aparece la máxima dificultad compositiva que se ha intentado resolver a la manera de “Mecanismo de Respuesta Múltiple” que definió Emil Kaufmann en “La Arquitectura de la Ilustración”. Este sistema teórico de composición para armonizar dos elementos diferentes consiste en crear uno intermedio resultado de la fusión equilibrada y libre de los elementos más destacados de los dos originarios. De tal manera, la vista recuerda los elementos anteriores y los asocia como integrados en los vecinos.

Composición | Edificio de viviendas y locales comerciales en Oliva (Valencia)

Si observamos, en la banda del alzado de esta calle donde se crea el salto desde las 5 plantas a las 3, se puede observar que el encuentro se produce con la utilización de elementos de las partes colindantes que incluso penetran en la parte que no les corresponde. La “parte ensanche” tiene huecos de la “parte histórica” y los balcones trastocan la regla compositiva que entendíamos regular en la parte ensanche, configurando una zona ambigua desde el punto compositivo que podría pertenecer a cualquiera de las dos y a ninguna.